Bogotá, 24 de septiembre de 2021 

Señores:

ANGEL CUSTODIO CABRERA BAEZ
MINISTRO DE TRABAJO 

ADRIAN NEUHAUSER
PRESIDENTE DE AVIANCA HOLDINGS SA 

CARLOS MONZON
GERENTE SERVICIOS AEROPORTUARIOS INTEGRADOS SAI

 

 

Asunto: Derecho de petición para que se dé cumplimiento al acuerdo de formalización y la renovación de contratos en Avianca y SAI sea a término indefinido

 

Saludo cordial. 

 

Entre los trabajadores se vive un estado de incertidumbre frente a algunos hechos que corresponden a la reestructuración financiera y operativa de la empresa y que nos afectan directamente en cuanto a la estabilidad en nuestros empleos e ingresos y la carga de trabajo. No desconocemos que la pandemia tuvo serias consecuencias sobre el sector del transporte aéreo y que Avianca Holdings tuvo que acogerse al capítulo 11 de la ley de quiebras de los Estados Unidos buscando solución a sus problemas financieros, pero de acuerdo a las informaciones de prensa, ya recibió aprobación judicial para enviar su plan de reorganización para que sea votado por los acreedores, lo cual le permitirá salir de la crisis con una liquidez de cerca de 1.000 millones de dólares. Por su parte, ustedes saben perfectamente de la cuota de sacrificio que en este año y medio de pandemia ha sido aportada por los trabajadores de Avianca, SAI y Cargo, representada en licencias no remuneradas, suspensiones de contratos, despidos y reducción de salarios y beneficios.

La mayoría de los trabajadores de las áreas de operaciones terrestres, equipajes, servicio al cliente, pasajes y mantenimiento, y en menor medida, parte del personal administrativo, vienen de procesos de formalización, pues en estas áreas la empresa mantuvo irregularmente durante varios años una vinculación de personal a través de cooperativas de trabajo asociado y empresas temporales. Por esta práctica Avianca fue sancionada en varias oportunidades y acudió a la figura de los acuerdos de formalización en 2012, 2016 y 2017. El primero se pactó a cinco años, y una vez cumplido ese término en 2017, los trabajadores fueron vinculados a término indefinido a partir de 2018. Las otras formalizaciones fueron a tres años, los cuales se cumplieron en 2020. Pese a que los mencionados acuerdos establecen que son para mejorar las condiciones de contratación, esto no sucedió para el personal de pasajes, servicio al cliente, equipajes y mantenimiento que fue vinculado a la aerolínea y menos para el de operaciones terrestres que fue vinculado a SAI S.A.S. con grandes desmejoras salariales y pérdida de beneficios, así como contratos a un año que, según el acuerdo, debían tener vocación de permanencia, es decir, que una vez cumplido el término pactado los trabajadores serían vinculados con contratos a término indefinido, cosa que en la práctica no se cumplió por parte de la empresa, pues el año pasado a muchos compañeros no se les renovaron los contratos en Avianca y en SAI, y este año ya comenzaron a llegar cartas de preaviso como las que recibieron en Barranquilla los compañeros Heidy Viviana Hernández Chamarro, May Ling Soto-mayor Sossa, Ramón Orlando Meza Ibáñez y Lissette Paola Saavedra Burgos. Nuestra preocupación es que esto sea el anuncio de un despido masivo, en cuyo caso nos encontraríamos ante una reiterada violación a los términos del acuerdo de formalización firmado en 2017, y una persecución sindical sistemática. 

En cuanto a los afiliados a ANTSA queremos dejar claro que gozan del fuero circunstancial por los pliegos de peticiones que presentamos exactamente hace un año sin que se llegara a un arreglo en la etapa correspondiente, por lo que nos encontramos a la espera del laudo arbitral en el proceso de SAI, y en el ejercicio de negociación con Avianca estamos a la espera que sesione el tribunal de arbitramento. Queremos, además, reiterar que nuestra principal aspiración es el contrato directo a término indefinido, lo cual es perfectamente viable, entre otras razones porque se trata de un derecho ajustado al principio de la primacía de la realidad sobre las formalidades consagrado en el artículo 53 de la Constitución Nacional, pero que la empresa se empecina en no reconocer solamente al personal operativo que estuvo tercerizado mediante cooperativas, algunos con más de 20 años al servicio de la compañía; es sabido que en pandemia se le reconoció contrato indefinido a tripulantes y auxiliares de vuelo, además ya son decenas de sentencias emitidas por los jueces de la Republica en donde se reconoce la existencia del contrato realidad de los trabajadores tercerizados. 

Adicionalmente, son motivo de gran preocupación otras prácticas en la política de contratación en Avianca y SAI. En esta última, por ejemplo, hoy la mayoría del personal en cargos que son misionales permanentes está contratado a través de empresas temporales, contrariando lo establecido en la Ley y en los compromisos del acuerdo de formalización, con el agravante de un alto porcentaje de rotación, lo cual, aunado a la reducción del número de operarios con los que se atienden los vuelos, ha generado un incremento en los accidentes en la rampa y está poniendo en riesgo (por los altos índices de estrés y fatiga)  no solo la integridad y la salud de los trabajadores sino la seguridad de la misma operación aérea. Hacemos un llamado para garantizar la aplicabilidad de la normativa OACI establecida en la certificación de Factores Humanos ya que las políticas de la compañía que se han venido implementando los últimos años nos ubican en la fase tres de estados no deseados, sin que se le preste mayor atención a las condiciones de riesgo reportadas por la organización en los diferentes documentos y espacios. En las áreas de equipajes, servicio al cliente, pasajes y mantenimiento la empresa ha recortado personal y los nuevos que están ingresando son pasantes que recargan el trabajo de los antiguos a quienes les toca ayudar a prepararlos, en síntesis, el personal que se mantiene esta ejerciendo sus actividades en condiciones de super explotación laboral, hay que señalar que en Avianca hace 2 años no se nos aumentan los salarios. 

Para la discusión frente a estos problemas que suscitan gran preocupación entre los trabajadores y un clima laboral de incertidumbre, solicitamos que se abra un diálogo con la organización sindical con la participación del Ministerio del Trabajo, entidad que tiene la obligación de vigilar el cumplimiento del acuerdo de formalización laboral.

 

Atentamente 

 

DANNY MIGUEL MORENO FONTECHA
Presidente ANTSA
Comité Ejecutivo UTC

En la foto de izquierda a derecha Katherine Álvarez, José Duarte, Alfonso Mendoza, María Peña, Henry Hernández y Danny Moreno

Saludamos con alegría el reintegro de los compañeros José Alonso Duarte, María Peña, Henry Hernández Macea y Alfonso Mendoza. La orden fue dada por el Juzgado 34 Laboral del Circuito, apelada por Avianca y ratificada por el Tribunal Superior de Bogotá, pero en una maniobra dilatoria Avianca interpuso un recurso ante la Corte Suprema a sabiendas de que no cabía, y ahora la corte se lo ha negado, dajando en firme la decisión del Juzgado 34.

En 2017, en medio de la llamada "formalización", Avianca despidió a 502 trabajadores que tenía vinculados a través de Servicopava y que no aceptaron las desmejoras en los contratos que se les querían imponer. Dentro de los despedidos estaban seis de los miembros de la Junta directiva de ANTSA que laboraban en Operaciones Terrestres. De las demandas para su reintegro se instauraron cuatro en Bogotá y dos en Barranquilla. Avianca es ducha en la práctica de la subcontratación —o tercerización como la llaman también— y frente a ella ANTSA levantó la bandera de la contratación directa, a término indefinido y con el respeto de la antigüedad desde que el trabajador se vinculó ya fuera mediante temporales o cooperativas. Los despedidos fueron pioneros en esa lucha.

Los trabajadores de la operación en tierra son vitales para el servicio del transporte aéreo

Rechazamos el arbitrario despido del presidente de SINTRASAI Alexander Constain

El 19 de julio pasado el presidente de SINTRASAI, Alexander Constain, fue notificado de la terminación de su contrato de trabajo por una supuesta “justa causa”. La decisión se tomó después de un proceso disciplinario en el que se le acusó de haber provocado un reporte de irregularidad a la Aerocivil el 4 de febrero de este año. El despido sólo se hará efectivo si la empresa logra levantarle el fuero sindical del que goza, para lo cual tiene que  demostrar ante un juez la supuesta “justa causa”. El sindicato tiene claro que se trata de un montaje, para el cual se tomaron seis meses, violando el principio de la inmediatez, que obliga al empleador a actuar prontamente después de detectada una falta, de tal manera que no quede ninguna duda de cuál es el origen de la sanción, pues de lo contrario, se supone que esta “tiene motivación distinta”, según lo ha establecido la Corte Suprema de Justicia. Y en este caso, sí que la tiene, pues Avianca-SAI están castigando en Constain el haber encabezado la creación del sindicato en diciembre de 2017 y la presentación y negociación de un pliego de peticiones a comienzos de este año. La conducta vengativa del señor Efromovich es la misma que adoptó contra los pilotos que se atrevieron a irse a la huelga para reclamar sus derechos. 

Avianca somete a sus trabajadores a sobrecarga laboral

El pasado 18 de septiembre un grupo de cerca de 80 trabajadores de ldiferentes áreas de operaciones terrestres expresaron por todos nosotros la inconformidad que sentimos porque no aguantamos más las insoportables condiciones a las que estamos siendo sometidos. En la P30 exigimos ante los directivos soluciones. Los reclamos son justísimos: las quincenas son miserables y en ellas no se ven reflejados correctamente los recargos nocturnos y los dominicales y festivos; hay una agobiante sobrecarga de trabajo, hasta el extremo de que uno o dos operarios tenemos que atender vuelos con cientos de maletas y en imagen también se hace la labor con la mitad del personal necesario; se nos presiona para trabajar hasta el agotamiento dañando nuestra salud; los turnos no nos dejan tiempo suficiente para el descanso y menos para el estudio; se presentan abusos continuos con requisas e inspecciones en los lockers practicadas por el personal de seguridad de ALTO y SECURITAS; existen unas injustificables desigualdades en los salarios y bonificaciones entre el personal que viene de Servicopava y los temporales; a éstos compañeros se les viene aplicando la prueba del polígrafo cuyo resultado se ha utilizado como argumento para el despido de decenas de ellos que no se reemplazan en su totalidad recargando aún más la labor a los que quedan; son inadmisibles también las irregularidades en el manejo de los problemas de salud de los operarios enfermos a quiénes no se les respetan las recomendaciones médicas y se les exige la presentación de un documento reservado como lo es la historia clínica para validarles las incapacidades, violando así su derecho a la intimidad, y de remate, se nos está negando el derecho que tenemos a las vacaciones.

Equipaje rezagado

Avianca es especialista en desinformar. Ahora resulta que el caos en su operación aérea se debe al mal tiempo, cuando los trabajadores sabemos que es por el mal clima laboral creado por la empresa a raíz de las decisiones tomadas en los últimos meses contra todo el personal que le sirve, desde los pilotos hasta los operarios en tierra. A los reclamos por mejores condiciones de trabajo de todos ellos el señor Efromovich les respondió con el atropello y la humillación, con el único fin de destruir sus organizaciones y sentar el precedente de que quien aspire a la más mínima reivindicación será víctima de su despotismo, para lo cual cuenta con todo el apoyo de los tres poderes del Estado de los oligarcas. Pero si la intención era acallar la inconformidad, lo que consiguieron fue agigantarla.